Esparragos verdes, albahaca y piñones

Hoy han llegado al restaurante los primeros espárragos verdes de esta primavera.    Ya sé que espárragos podemos conseguir todo el año pero estos son de Aranjuez, lo que de entrada facilita que el tiempo desde que se han cogido hasta que han llegado a mis manos sea relativamente corto.

No vamos a entrar a valorar cual es la zona  de España de  donde  proceden los mejores espárragos, personalmente creo que en todas las regiones productoras los hay buenos y también malos; ahí es donde entra en valor la mano de los productores y el mimo que ponen en la elaboración de sus productos.

Se pueden cocinar de muchas maneras, hervidos en agua o al vapor, a la plancha, o a la parrilla, laminados muy finos en crudo, etc. Aliñados casi con cualquier salsa resultan algo maravilloso.

Cada día estoy más convencido de que partiendo de estos excelentes productos  empieza la buena cocina; de ahí la importancia que los cocineros  y los amantes de la buena cocina damos a su selección.

Para cenar hoy algo muy sencillo, rico y sano. Los espárragos simplemente  pelados y atados en manojo, hervidos en abundante agua salada. Los dejamos un poco “al dente” y los acompañamos de una fina trancha de salmón ahumado, aceite de albahaca y piñones y unas lascas de queso parmesano;  impresionantes.

Hoy la foto no es de los espárragos, no tenia la cámara a mano. Como habréis podido ver o  por lo menos imaginar, la fotografía es uno de mis hobbies y para no perder la costumbre de acompañar el post con una foto, voy a colgar otra, haber si adivináis lo que es.

Muchas gracias por vuestra atención y que los disfrutéis.