Los mercados de barrio

Con el fin de semana hemos preparado una pequeña excursión familiar al mercado de nuestro barrio, el de Chamberí, realmente es algo que hacemos todas las semanas, incluso algunas de ellas varias veces, pero este sábado hemos ido toda la familia juntos.

Aunque el sábado es el día de la semana por tradición para hacer la compra, yo prefiero ir otro día con menos gente, puedes hablar y pedir consejo a los tenderos, que disponen de tiempo para contarte y trasmitirte su experiencia de muchos años manejando sus productos. Pero si queremos ir con los niños es el único día que podemos, creo que es muy interesante en su educación enseñarles a comer bien, si lo conseguimos  les estaremos aportando salud para el futuro, y eso se empieza en los mercados al hacer la comprar.

Siempre un mercado ha sido un punto de inspiración,  poder ver, oler y algunas veces tocar el producto, es fundamental para cualquier cocinero, y recomendable para todas las personas que somos aficionados a la cocina.

Es verdad que el marcado que más frecuentamos es el de Chamberí por cercanía, pero no es menos verdad que en los otros mercados de Madrid, como pueden ser Chamartin, la Paz entre otros, también tenemos nuestros puestos preferidos donde vamos a comprar sus mejores productos.

Un recuerdo de mi infancia son los mercados ambulantes que se ponen cada día de la semana en los diferentes barrios de Segovia. En mí barrio San Jose es el martes, los agricultores entre otros, vienen a vender sus productos.

Cuando viajamos fuera de Madrid, tanto en España como a otros países, hay unas visitas obligadas a ver los mercados autóctonos, aquellos donde hacen la compra las gentes del lugar, esta es una manera de conocer muchos alimentos diferentes y conocer un poco más sobre su cultura.

La foto de las habas es la misma que la del  fondo del blog, son alguna de las cosas que se pueden encontrar en los mercados. Me gusta mucho la foto y por supuesto las habas me apasionan. Estan terminaron siendo la guarnición de una fantástica tortilla francesa, hecha con huevos de las gallinas de mí primo Juan Carlos.

Vaya cena rica, hay que tener mas gallinas.

Un pensamiento en “Los mercados de barrio

Los comentarios están cerrados.